Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Difusa y dirigida

Por medio de la proporción de luz difusa y dirigida se puede controlar la modelación de formas y texturas mediante sombras. La luz difusa se crea a partir de la luz natural incidente del cielo tapado o procedente de una luminaria de radiación difusa. En cambio, la luz solar, los proyectores y los bañadores de pared con fuentes de luz puntuales generan luz dirigida, la cual proyecta sombras duras.

Difusa y dirigida

Luz difusa

Debido a la incidencia difusa de la luz natural se crea en el espacio una atmósfera muy suave. En virtud de las sombras básicamente ausentes sobre objetos y superficies de la sala puede apreciarse que apenas existe modelación. Las superficies parecen pedir una exploración háptica suave. En la escultura se proyecta sobre la pared únicamente una sombra de contorno muy suave y discreto. Los muebles parecen prácticamente flotar sobre el suelo, dado que no hay sombras que los unan al suelo. Una proporción reducida de luz dirigida desde la izquierda resulta en la ligera proyección de sombra sobre la pared posterior.

Difusa y dirigida

Luz difusa y dirigida: Escena 1

La combinación de luz difusa y dirigida crea juegos de sombras en los que aparecen tanto sombras nítidamente delimitadas como sombras de contornos suaves. Mediante el gran disco luminoso difuso situado en la pared posterior se genera una luz más suave que la de la luminaria pendular, de modo que la sombra proyectada presenta un contorno aún más suave. La sombra dura visible detrás de la escultura resulta de la luz de acento dirigida del proyector situado en el techo. En el grupo de sillones se superponen también la luz difusa de la luminaria de pared y la luz dirigida de los proyectores.

Difusa y dirigida

Luz difusa y dirigida: Escena 2

Por una parte, la luminaria pendular con su gran superficie genera, gracias a la envoltura difusa, una luz suave que evita bordes de sombras duros. Por otra parte, la proyección de sombras de los muebles y de la escultura permite apreciar que la situación de iluminación también posee una dirección que otorga una modelación a los objetos.

Difusa y dirigida

Luz dirigida

La luz dirigida del sol y de los proyectores crea un juego de claroscuros rico en contrastes, con sombras nítidamente delimitadas. En virtud de sus sombras propias, los objetos adquieren una mayor plasticidad. La sombra proyectada dura sobre la pared y el suelo une más estrechamente a su entorno los objetos presentes en la sala y realza mejor los contornos. Si bien un proyector con un ángulo de irradiación estrecho crea a menudo una única sombra, con ángulos de irradiación más amplios aparecen con frecuencia superposiciones de conos de luz, y en consecuencia se forman sombras múltiples. En función de la distancia hasta la luminaria y de la iluminancia surgen contornos de sombras de distinta intensidad.