Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Anguloso y Redondo

Mediante la luz resulta posible interpretar de muy diversas maneras las geometrías de espacios u objetos angulosos o redondos. El espectro abarca desde conceptos conformes hasta expresivos. La secuencia de luz y sombra permite atenuar la tridimensionalidad de las formas, contornearlas enfáticamente o resaltarlas para la escenificación. Los bañadores de pared proporcionan una excelente uniformidad sobre superficies rectas. En cambio, para formas orgánicas se utilizan distribuciones luminosas extensas y bañadoras. Las luminarias de haz intensivo permiten utilizar los conos de luz como instrumentos para el contorneado.

Anguloso y Redondo

Anguloso: Luz uniforme para cubo

La percepción de superficies planas se ve reforzada por un gradiente de luminosidad de la luz uniforme. La uniformidad en la vertical y la horizontal confiere a las paredes una apariencia lisa y facilita la percepción de la estructura espacial rectangular y plana. La homogeneidad de la iluminación permite al objeto ser percibido en su totalidad. Los bañadores de pared logran una uniformidad excelente en esta tarea de iluminación.

Anguloso y Redondo

Anguloso: Luz irregular

Por medio de patrones luminosos es posible escenificar superficies planas de tal forma que éstas evoquen la impresión de una curvatura. La secuencia ondulada de claro y oscuro en una pared puede crear tal sensación.

Anguloso y Redondo

Redondo: Luz uniforme

Una distribución muy uniforme de la luminosidad permite despojar a un cilindro de su corporeidad.

Anguloso y Redondo

Redondo: Luz irregular

Si se desea otorgar a elementos redondos un aspecto más plástico, es recomendable por ejemplo una iluminación desde dos lados, en la que el gradiente de luminosidad enfatice la forma.

Anguloso y Redondo

Redondo: Acentuar la forma mediante luz

A fin de realzar la estructura orgánica, la iluminación de acento enfatiza, mediante el trazado de las sombras, los contornos y las curvas superficiales de la escultura. Esto potencia la legibilidad del objeto. La iluminación exclusiva de la escultura dirige el centro de gravedad visual hacia la forma amorfa y retrae a un segundo plano la estructura portante rectangular. Los ángulos de irradiación intensivos de los proyectores evitan el deslumbramiento incluso con posiciones de observación cambiantes en el espacio, proporcionando así un buen confort visual.

Anguloso y Redondo

Redondo: Alterar la forma mediante luz: escena 1

Para realzar enfáticamente curvas concretas, los proyectores acentúan secciones de la forma global. La perceptibilidad de la forma en su conjunto se desplaza en favor de una acentuación de zonas específicas.

Anguloso y Redondo

Redondo: Alterar la forma mediante luz: escena 2

La enfatización de detalles conduce al mismo tiempo a una escenificación dramática.

Anguloso y Redondo

Redondo: Alterar la forma mediante luz: escena 3

En cambio, la iluminación homogénea de formas complejas presenta el objeto como un todo, pero al mismo tiempo reduce también el modelado. En virtud del menor contraste entre luz y sombra sobre el objeto, éste ya no transmite una sensación tan tensa como cuando se utiliza la iluminación de acento dirigida. En consecuencia, el observador no es capaz de registrar tan fácilmente los recorridos formales. La iluminación uniforme mediante ángulos de irradiación extensivos exige en algunos casos posiciones no convencionales de las luminarias, como por ejemplo desde el costado o en el suelo, a fin de evitar la formación de sombras en los lados inferiores. De todos modos, esto provoca la formación de sombras por parte del propio observador cuando éste se encuentra frente al objeto, así como la posible aparición de deslumbramientos.