Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Actualice su navegador.

Su navegador no soporta los estándares web actuales. Por consiguiente, pueden producirse errores y acciones inesperadas en la página web. Para utilizar esta página web sin ningún impedimento, le recomendamos actualizar el navegador.

Vivienda Schnabel, Berlín
Reportaje

Luz para vivir con el arte

  • Vivienda Schnabel, Berlín
  • Arquitecto: Ingenbleek Architekten, Berlín
  • Fotografía: Edgar Zippel, Berlín

En una vivienda berlinesa en absoluto convencional, que alberga una colección de obras de arte de gran formato, los proyectores ERCO demuestran una vez más su calidad y su versatilidad de utilización, incluso para satisfacer requisitos extraordinarios. El abogado y coleccionista de arte Gunnar Schnabel, un especialista en restauración artística internacionalmente reconocido, nos ha guiado durante un recorrido por su hogar.

Podría tratarse de una de las viviendas unifamiliares más originales de la capital: la casa que el abogado Gunnar Schnabel ha construido para él y su esposa, su colección de arte y su bufete en el barrio berlinés de Tiergarten. El edificio, ubicado en una tranquila calle adyacente a la Potsdamer Straße, no es ni una villa lujosa ni una construcción caprichosa que atraiga la atención ya desde lejos.

Visto desde fuera, el nuevo edificio, erigido en un solar que había permanecido baldío durante décadas, resulta más bien discreto. De manera armoniosa y gran naturalidad, se integra en la vecindad presidida por casas de alquiler originarias de finales del siglo XIX. Su fachada oscura de ladrillo cocido se amolda a las edificaciones circundantes, y el mirador que se adentra en el vacío sobre la acera a partir de la primera planta actúa como una pequeña reminiscencia de las tradicionales casas de alquiler berlinesas.

Vivienda Schnabel, Berlín
Vivienda Schnabel, Berlín

El ascensor independiente penetra en la planta de vivienda. La luz de los bañadores de pared pone de manifiesto las dimensiones de la estancia y dirige la atención hacia los cuadros.
Basta un proyector para iluminar el tablero elíptico de la gran mesa de conferencias en la planta de bufete.

Habitaciones para el arte
¿Quién sospecharía a primera vista que tras semejante fachada se encuentra una única vivienda de unos 900 metros cuadrados distribuidos entre seis plantas, incluida la planta superior escalonada? ¿Quién podrían intuir además que – a excepción de una planta en la que se habilitaron dormitorios y baños – cada una de estas plantas consta prácticamente de una sola habitación? Las dimensiones son remarcables y se sitúan mucho más allá de lo que uno se imagina normalmente como un espacio habitable generoso. Antaño habríamos hablado de salón o de galería.

Vivienda Schnabel, Berlín
Vivienda Schnabel, Berlín

Entre la caja de escalera de diseño abierto y el ascensor, la mirada llega al espacio habitable. La luz LED hace resplandecer los colores, en algunos casos intensos, de los cuadros.
Los bañadores de pared acentúan las obras de arte y al mismo tiempo otorgan a la sala una luminosidad básica suficiente.

La enorme extensión de las estancias viene motivada ante todo por el deseo del propietario de convivir con los cuadros de su colección de arte, la mayoría de los cuales son de gran formato. Sin embargo, uno no se siente inmediatamente como en un museo, en virtud de su carácter tipo loft, simpáticamente informal. Este carácter de las estancias es atribuible, además de a su amplitud y a sus techos de hasta cuatro metros de altura, a los materiales utilizados. Los techos y las paredes están realizados en hormigón visto, mientras que el suelo está ejecutado en solado en algunas zonas y en parqué de roble rústico en otras. La – obviamente deseada – asociación a un loft se ve reforzada por la escalera de caja abierta y por el hueco del ascensor, que en algunas plantas se encuentra en el centro de la sala. No cabe duda: para el arte – principalmente cuadros de los «Nuevos Salvajes» de los años 80 – se han creado aquí unas condiciones que excederían el marco de una vivienda convencional y que les permiten desplegar su aura de manera ideal.

Vivienda Schnabel, Berlín
Vivienda Schnabel, Berlín

El propietario Gunnar Schnabel, un experto en restauración artística internacionalmente reconocido, ante cuadros de su colección personal.
La luz estructura la espaciosa estancia. Los proyectores sobre la mesa del comedor y el sofá esquinero definen zonas domésticas centrales.

La cuestión de la iluminación: vivir y exponer
Gunnar Schnabel tenía ideas tan definidas para su domicilio que los arquitectos fueron responsables básicamente de su impecable puesta en práctica, sobre todo en lo referente a la estática y al control de calidad. La casa se hallaba ya en construcción cuando de pronto se situó en primer plano la cuestión de la iluminación adecuada en las habitaciones. Para Schnabel era prioritaria una buena iluminación de los cuadros fijados a la pared: eficiente y sin embargo lo más agradable y cálida posible. Además, en casos concretos se deseaban fuentes de luz para objetos en la sala: por ejemplo, para la gran mesa de conferencias oval en la planta del bufete, o para la gigantesca mesa de comedor redonda en una de las plantas de vivienda amuebladas de manera austera pero elegante.
«No se puede equipar estas estancias con luminarias normales para espacios domésticos. No estarían a la altura de la tarea y al final habría que colgar toda una colección de lámparas totalmente heterogénea», señala Gunnar Schnabel. Después de que su electrotécnico le informara sobre ERCO, conoció con mayor detalle los productos durante una visita al showroom de ERCO en Berlín y quedó entusiasmado.

Vivienda Schnabel, Berlín
Pese al amplio perfil de requisitos, se reveló recomendable el uso de una única herramienta de iluminación: Light Board. En su favor hablaban el gran número de distribuciones luminosas posibles que pueden obtenerse mediante la herramienta de iluminación LED, así como la variabilidad en cuanto a la temperatura de la luz y su rendimiento. La luz clara y luminosa estructura los espacios, dirige la atención hacia el arte mediante la luz acentuadora brillante, realza los colores de los cuadros y pone de relieve la fina estructura de sus superficies. Pero, pese a toda su claridad analítica, evita cualquier atisbo de frialdad que en un ambiente privado conduciría a una pérdida sensible de calidad de vida.
Vivienda Schnabel, Berlín

De cara al exterior, el nuevo edificio, que se integra armoniosamente en su vecindario, se muestra más bien discreto. Tras el mirador con el llamativo ventanal corrido vertical se encuentra la escalera.
Las grandes aberturas de ventana que dan al patio abarcan casi toda la altura de la sala y permiten apreciar el interior de la casa iluminada festivamente.

Apasionadamente perfeccionista, también en la iluminación
«También me informé sobre posibles alternativas», reconoce Schnabel. «Pero ERCO no tiene rival en este nivel de calidad, a no ser que uno esté dispuesto a hacer concesiones considerables». Pero no es este el caso del propietario, que sigue su proyecto con un alto grado de implicación personal y un indisimulado anhelo de perfección. «Para que se haga una idea» cuenta todavía horrorizado, «¡los ventiladores mecánicos de algunos proveedores hacen ruido!». En cambio, al igual que todas las luminarias de ERCO, Light Board puede prescindir de este tipo de unidades de refrigeración gracias a su gestión térmica pasiva eficiente. Además, la forma compacta de la luminaria se traduce en una presencia discreta en la sala, sin acaparar protagonismo. Su contorno rectilíneo, sencillo y al mismo tiempo impactante, se halla en sintonía con el estilo arquitectónico de la casa. Dotado de una aguda sensibilidad para los detalles de diseño, Schnabel sabe apreciar en su justa medida esta cualidad formal de Light Board, al igual que su innovadora tecnología LED energéticamente eficiente. «Posibilita de vez en cuando una iluminación festiva de todo el edificio sin tener que preocuparse del consumo eléctrico», constata satisfecho.